Cajas de caudales

Las cajas de caudales, también llamadas cajas de cobro, se usan para guardar dinero en efectivo (monedas y billetes). Es una solución cómoda y efectiva y moderadamente segura para guardar pequeñas cantidades de dinero. Si buscas una caja más segura, existen cajas fuertes anclables al suelo o pared con sistema de apertura retardada.

Caja de caudales con llave

Caja de caudales con llave

Con clasificador de monedas de euro

Desde 18.03 €
Bandeja portamonedas para euros

Bandeja portamonedas para euros

Con numeración grabada en relieve

3.36 €
Caja de caudales grande tipo maletín

Caja de caudales grande tipo maletín

Con ranuras para billetes de euro

50.48 €
Caja de caudales pequeña

Caja de caudales pequeña

Para monedas y billetes, con bandeja extraíble

Desde 11.95 €
Caja de seguridad

Caja de seguridad


113.93 €
Portamonedas con muelle para monedas de euro

Portamonedas con muelle para monedas de euro

Idóneo para taxistas, kioscos de prensa...

6.03 €

Información sobre cajas de caudales

Ventajas y características de las cajas de caudales

Una caja de caudales no evitará el robo de dinero pero dificulta su pérdida o los pequeños hurtos, puesto que obliga a forzar la cerradura para abrirla. Se puede adaptar al espacio disponible en comercios, puntos de cobro y oficinas, ya que se fabrican en varios tamaños.

En su interior, casi todas las cajas de efectivo incluyen una bandeja clasificadora de monedas. Las bandejas de las mejores cajas tienen ubicadas las ranuras de tal forma que ayudan a contar rápidamente las monedas, lo que facilita la devolución del cambio. Debajo de dicho clasificador, se guardan los billetes.

La carcasa exterior de una caja de caudales se fabrica con chapa metálica de acero pintado de 1 mm de espesor aproximadamente. En el cuerpo se embute una cerradura. La caja incluye al menos dos llaves. Los colores más comunes son el azul, negro, rojo y plateado.

Cajas fuertes y maletines para custodiar documentos

Las cajas fuertes ignífugas, además del dinero, proteger la documentación vital de la empresa en casos de incendio. Según las características del modelo escogido, ofrecen entre 30 y 60 minutos de resistencia al fuego. Marcas como Phoenix también fabrican maletines ignífugos para guardar volúmenes pequeños de documentación.

Las mejores cajas fuertes incluyen una doble cerradura de seguridad: electrónica y mecánica (de doble paletón). Algunas cajas de custodia incluyen baldas regulables en altura con raíles inferiores para archivar carpetas colgantes. Es común que se incluyan los pernos de seguridad para su fijación al suelo (o a la pared). Como revestimiento, están pintadas con pintura epoxi al polvo de alta calidad resistente a los arañazos.

Importante. Las cerraduras electrónicas necesitan pilas para funcionar. En algunas ocasiones, disponen de una pila auxiliar de emergencia y una llave maestra que permite su apertura en caso de que se agoten las baterías de la caja fuerte.

¿Es útil esta información?