Fundas para plastificar

Formato Din A4, A3, A5, A6, etc. De 80µ, 125µ o 200µ de espesor

Elige fundas de plastificar de 80 micras para una protección básica de tus documentos. Si necesitas una mejor protección, puedes comprar fundas para plastificadoras de papel de 125 micras, son un 56% más gruesas.

Guía de compra

Fundas de plastificar

Guía de compra

Cómo elegir la funda de plastificar óptima para tus trabajos

Las fundas de plastificar se clasifican según el grosor, el tamaño y el acabado de la funda. El tamaño se escoge en función de las dimensiones del documento mientras que los otros aspectos (grosor y acabado) dependen del tipo de protección y apariencia que quieras conseguir.

Los tamaños más habituales de fundas son el A4 y el A3. También los hay más pequeños, por ejemplo, para plastificar el DNI, el carné de conducir o documentos de formato cuartilla (A5). El tamaño de la funda o bolsa de plastificar es algo más grande que el del documento a proteger. Esto es debido a los laterales de plástico. Precisamente, estos laterales son los que la máquina derrite para garantizar la estanqueidad del documento y evitar la entrada de agua.

El grosor de la funda se mide en micras. La micra es una unidad que equivale a una milésima de milímetro (1 micra = 0.001 mm). Los grosores más habituales de fundas de plastificar son 80 y 125 micras por cada cara. ¿Qué protección necesitas en tus documentos? Las fundas de 80 micras son más baratas y delgadas, ofrecen una buena protección para documentos de uso cotidiano. Las fundas de 125 micras requieren más temperatura, son más gruesas y son aptas para proteger documentos más importantes o que estén sometidos a un mayor uso. Por ejemplo, menús, certificados, avisos informativos, etc.

En cuanto al acabado, las más utilizadas son las glossy (acabado brillante). Además, son las más baratas. Las de acabado mate ofrecen un acabado más profesional y mejoran la legibilidad del documento, puesto que no brillan. Son más caras y se reservan para documentos especiales.

Información general sobre las fundas de plastificar

El consumible que usan las plastificadoras en caliente son las fundas de plastificar, también conocidas como bolsas o carteras. Estos dosiéres tienen una abertura en la que se introduce el documento. Posteriormente, se introduce en la plastificadora por el lado opuesto a la abertura. Los rodillos calientes de la laminadora comienzan a girar y hacen avanzar lentamente a la funda. La resistencia eléctrica de la laminadora derrite el plástico de los bordes, dejando el documento sellado y protegido frente a la entrada de agua.

Según el grado de protección que busques, tendrás que comprar las fundas en diferentes grosores. Las más delgadas son las de 80 micras de grosor (por cada cara). Algunas marcas, como Fellowes, se refieren a ellas como fundas de 2x80 micras. Las bolsas de plastificar de 125 micras son algo más gruesas. Con ellas obtienes documentos más rígido y mejor protegidos. Sin embargo, para poder usar estas fundas debes asegurarte de que tu máquina tiene la potencia necesaria para derretirlas. Por ejemplo, las máquinas de plastificar papel de gama baja tienen dificultades para fundir y soldar las carteras gruesas.

Tamaños de las fundas de plastificación

Además de los formatos estandarizados Din (A4, A3, A5 y A6) es posible encontrar tamaños a medida para una gran variedad de documentos. Algunas posibilidades son: carné de conducir, documento nacional de identidad (DNI), número de identificación fiscal (CIF) y carné de futbol. También están disponibles en formato folio (es algo más grande que el Din A4).

Las bolsas de plastificación que tenemos son de la marca Q-Connect y se venden en cajas de 100 unidades. Esta marca de papelería ofrece una buena relación calidad / precio en la mayoría de sus productos.

¿Es útil esta información?

Guía de compra fundas para plastificar