Relojes de oficina para colgar en la pared

Puedes comprar los relojes murales de varios tamaños y colores, algunos modelos incluyen termómetro e higrómetro

Los relojes de pared Orium son ideales para oficinas, comedores, cocinas, academías, etc. Existen dos tipos de mecanismo: el de cuarzo tradicional o mecanismo silencioso. En los relojes con mecanismo silencioso el movimiento del segundero es continuo (sin saltos). En los silenciosos el movimiento del segundero es continuo y no se aprecian los saltos.

Leer más

Los relojes de pared Orium son ideales para oficinas, comedores, cocinas, academías, etc. Existen dos tipos de mecanismo: el de cuarzo tradicional o mecanismo silencioso. En los relojes con mecanismo silencioso el movimiento del segundero es continuo (sin saltos). En los silenciosos el movimiento del segundero es continuo y no se aprecian los saltos.

¿Por qué comprar relojes para oficina?

Colgar un buen reloj en la pared nos permitirá saber la hora al instante. Los relojes de muñeca, el teléfono móvil y el propio ordenador nos informan de la hora en todo momento pero existen numerosos escenarios en los que no tenemos acceso a ellos. Por ejemplo en en las oficinas, talleres y otro tipo de salas de trabajo en numerosas empresas. En esos casos tener un reloj mural supone una ayuda excepcional para conocer la hora exacta del día. Así podremos administrar nuestro tiempo y organizar las tareas necesarias. Además algunos de los relojes modernos actuales incluyen un termómetro y un medidor de la humedad ambiental. Los más completos disponen incluso de fecha y función de calendario.

En espacios públicos de gran superficie como las salas de espera de hospitales, las clases de los colegios y escuelas infantiles o simplemente en las cafeterias y restaurantes un reloj convencional puede ser difícil de leer. Por ello existen algunos modelos de reloj gigante de hasta 60 cm de diámetro como el reloj Orium CE11716, ideal para estos grandes espacios. La esfera de color blanco y las manecillas de minutero, segundero y de la aguja de las horas son de color negro. Esto aumenta mucho el contraste y facilita la lectura de la hora desde lejos. También es un buen reloj para la oficina.

Tipos de relojes de oficina

Los fabricantes de relojes de oficina nos ofrecen un catálogo bastante amplio de modelos en los que cambia no sólo el tamaño de la esfera sino tambien los colores y el tipo de mecanismo interno que montan. Los relojes más baratos vienen equipados con el tradicional mecanismo oscilante de cuarzo. Son los que hacen "tic tac". Ese tic tac que puede resultar tan desagradable cuando se intenta dormir en una habitación donde hay uno de estos. Desde hace algunos años se ha popularizado otro tipo de reloj: el reloj silencioso de segundero continuo. Este mecanismo no mueve la aguja a saltos sino que lo hace de forma lineal, completamente progresiva sin que exista un cambio brusco en la posicion de la manecilla. El resultado es un reloj completamente silencioso libre del habitual "tic-tac".

En cuanto al diseño y forma de la esfera podemos comprar relojes de oficina con marcos de diferentes colores. Fondos blancos o negros. Doble graduación de los minutos y horas. Y en las versiones más completas con sensores de temperatura e higrómetro incorporados. La mayoría de ellos se alimenta con pilas, frecuentemente con una pila estándar AAA de 1.5 voltios. Para colgarlos incluye una pequeña anilla en el reverso que se fija en una pequeña escarpia o tornillo que debemos atornillar en la pared.

Comprar un buen reloj para la oficina es siempre una buena idea. Es de esos complementos que aunque no son imprescindibles resultan muy útiles. Es fácil acostumbrarse a mirar en ellos la hora y cuando se gastan las pilas nos damos cuenta de que aunque no eramos conscientes de ello si que los consultabamos varias veces todos los días.

Hay 4 productos en la categoría Relojes.