Dispensadores de celo

Portacelos de oficina con cuchilla integrada para cinta adhesiva de 33 ó 66 metros

Con estos dispensadores de celo tendrás siempre a mano la cinta adhesiva. La afiladísima cuchilla de los portarrollos de celo te permite cortar el celo sin apenas esfuerzo.

Guía de compra

Dispensadores de celo

Guía de compra

Ventajas de los dispensadores de celo en la oficina

No es imposible. Claro que no. Podemos usar celo sin dispensador. Pero sin un buen portarrollos de celo, vamos a perder demasiado tiempo buscando el comienzo del rollo cada vez que tengamos que cortar un pequeño trozo de celo. Además, cuando no tenemos el portacelo, tenemos que utilizar las dos manos. El portarrollos nos facilita conseguir trozos de celo de la longitud deseada de cinta adhesiva de manera sencilla y cómoda.

Una ventaja del poracelos, es que, puesto que lo podemos usar con una sola mano, nos deja la otra libre para sujetar el material que vayamos a pegar. Por ejemplo, un buen portacelos resulta imprescindible para envolver regalos: una mano siempre la tendremos ocupada sujetando el pliegue del papel. En general, contar con un dispensador de cinta adhesiva siempre es utilidad y hace nuestro trabajo mucho más efectivo.

Dispensadores de celo
Dispensador de celo Tesa con base adhesiva

A la hora de comprar el dispensador de celo, el ancho de la cinta no es demasiado importante. Casi todos los portarrollos son compatibles con los celos de 12, 15 ó 19 milímetros de anchura. Lo que sí que hay que tener en cuenta es el largo del celo. Existen dos modelos: uno para las cintas de 33 metros de largo (rollo de diámetro pequeño) y para las de 66 metros (diámetro grande). Además del propio dispensador, la pieza interior que hace de eje, es decir, la que encajamos en el rollo de celo, también es diferente entre unos modelos y otros.

En cuanto a las cuchillas, la hoja de corte que tienen los dispensadores de celo casi siempre es dentada. Sus afilados dientes perforan la película plástica y cortan el celo de forma rápida, limpia y sencilla. Cuanto más pesado es el portarollos (y más afilados están los dientes de la cuchilla) más fácil es conseguir los trozos de celo. Esto es importante. Un buen portarrollos tiene que ser lo suficientemente pesado para evitar que sea arrastrado por el propio celo. Muchos de los dispensadores vienen rellenos con arena para aumentar su estabilidad.

Dispensadores de celo con base adhesiva

La mayoría de los dispensadores de celo contienen arena en su interior. La arena aumenta el peso del portarrollos. De esta manera, al tirar del celo el dispensador se queda estable en su posición. Sin embargo, aunque los dispensadores de celo con arena funcionan bastante bien, tienen algunos inconvenientes. Precisamente relacionados con el peso.

Por ejemplo, cuando son demasiado ligeros, son poco efectivos y los arrastramos por la mesa al tirar de la cinta adhesiva. Por el contrario, cuando son muy pesados, el gasto de transporte es excesivo (la arena es muy pesada), lo que acaba repercutiendo en el precio del dispensador. Por este motivo, algunos fabricantes, como Tesa, ofrecen dispensadores de celo con base adhesiva.

La tecnología stop-pad de tesa utiliza una banda adhesiva regenerable que inmoviliza el portarrollos sobre la superficie de trabajo. En caso necesario, el dispensador se puede mover de sitio limpiando su esponja adhesiva con agua. Estos dispensadores son mucho más estables que los de arena y tienen la ventaja de ser más ligeros. Al igual que los de arena, dispensan el celo con una única mano.

Dispensadores para regalo El Casco

Si quieres hacer un regalo especial, uno de los mejores dispensadores de celo del mundo, si no el mejor, es El Casco M-800. Se trata de un dispensador de acero de gran calidad pulido a mano. Está fabricado por El Casco, la mítica marca de grapadoras clásicas de sobremesa. Este elegantísimo portarrollos lo podrás comprar en tres acabados diferentes: negro y cromo, cromo pulido alto brillo y baño de oro de 23 quilates.

Portarollos de oficina para cinta adhesiva especiales

La mayoría de los portarollos vienen rellenos de arena de sílice para asegurar su estabilidad. Sin embargo, modelos como el Tesa Easy Cut Smart tiene en su base una banda adhesiva antideslizante. Estos dispensadores portacelos son más ligeros, lo que abarata los costes del transporte. Además, existen modelos de portarrollos que son compatibles con las cintas de diferentes longitudes (66 y 33 metros), puesto que incluyen un juego de dos ejes y el canal donde se encaja el rollo es lo suficientemente grande para alojar ambos tamaños.

¿Es útil esta información?

Guía de compra dispensadores de celo